La toxoplasmosis no hace que tu gato sea peligroso. Infórmate.
 

Tu Gato no es Peligroso, conoce sobre la Toxoplasmosis

Quizá la enfermedad más temida entre los humanos, que tenga relación con los gatos, es la Toxoplasmosis. Causada por un parásito coccidio intercelular llamado Toxoplasma gondii, en el cual el hospedero final son los gatos, mismos que se infectan tras la ingesta de quistes en la carne.

La infección es clínicamente silenciosa en la mayoría de los gatos. En ocasiones, puede haber diarrea transitoria o algunos signos sistémicos (suele afectar hígado, pulmones y SNC) dependiendo de la fase parasitaria que se esté llevando a cabo. Algunos de los factores que influyen en los signos clínicos incluyen; ser positivos a VIF, FeLV, tener PIF o estar consumiendo fármacos inmunosupresores. Los signos clínicos de la infección sistémica aguda pueden ser; fiebre, letargo, anorexia, dificultad para respirar, ictericia, distensión abdominal y signos nerviosos como dificultad para caminar.

El diagnóstico se lleva a cabo mediante los hallazgos clínico-patológicos, dentro de los cuales se encuentran pruebas de sangre, radiografías, serologías e histologías.

Una vez llegando al diagnóstico, tu médico dará un tratamiento basado en antibióticos, fluidoterapia, oxigenoterapia, alimentación asistida, monitoreo hematológico, entre otros, dependiendo de la afectación que se esté presentando.

¿Qué riesgos tiene para los seres humanos?

T. gondii puede causar patologías graves en los fetos humanos en desarrollo (si se adquiere la infección durante la gestación) y en personas jóvenes, ancianas o inmunodeprimidas.

¿Cómo se contagia un ser humano?

La mayoría de las infecciones en seres humanos se adquieren por la ingestión de quistes en carne infectada que no ha sido cocida correctamente, de ooquistes en el entorno como en verdura contaminada o por realizar labores de jardinería sin guantes.

Te comparto el siguiente diagrama que explica las formas en que puede llegar, a ti la toxoplasmosis

 ¿Mi gato me puede contagiar?

Cuando un gato desarrolla esta enfermedad tan sólo ocurre una vez en su vida; es decir, si vuelve a contraerla ya nunca más desarrollará los ooquistes. La manera en cómo se forman los ooquistes que luego pueden ser contagiados, siempre es a través de sus heces. En principio, durante un período de 3 a 20 días se desarrolla el parásito en el gato; y posteriormente libera los ooquistes a través de sus excrementos, pero sólo durante un mes. Un mes en toda su vida, y siempre y cuando haya sido infectado por la enfermedad. La infección por contacto con un gato es poco probable puesto que los ooquistes son eliminados en las heces y necesitan 2 días para esporular y convertirse en infecciosos. Si se limpian a diario y desinfectan los areneros a diario, es riesgo se minimiza.

La única manera posible de contagiarte de Toxoplasmosis por culpa de tu gato es tan sencilla como tocar sus excrementos con tus manos sin protección y, sin lavártelas, chuparte los dedos.

 

Cuida la salud de tu gato. Nos ponemos a tus órdenes de lunes a sábado de 8:30 a 19:30 y domingos de las 9:00 a las 17:30. En Dogs, Cats & Co. estamos para cuidar a tu gato (o perro), visítanos en Carr. A Tlacote 184, llámanos al 215-41-39, mándanos un whats al 4421382269, síguenos en Facebook: Dogs, Cats & Co. o escríbenos a nuestro

Andrea Montero

Sin comentarios

Sube tu comentario

© Copyright 2016 Dogs, Cats & Co. Hospital - Pet Shop · Designed by Abkam